Fish

lunes, 25 de julio de 2011

VIDEOS

COMO CONSTRUIR UN ACUARIO DE AGUA SALADAhttp://www.youtube.com/watch?v=1t_9cOilI-4

ACUARIOS DE AGUA DULCEhttp://www.youtube.com/watch?v=ffvo3Icie14

ACUARIOS DE AGUA SALADA



ACUARIOS DE AGUA DULCE





HISTORIA Y DESARROLLO DEL ACUARIO

Etimología

La palabra acuario proviene del latín aqua, que significa agua, más el sufijo -rium, que significa “lugar” o “edificio”.

Prácticas antiguas

El cuidado de peces en entornos cerrados o artificiales es una práctica con un profundo arraigo en la historia. Los sumerios antiguos eran conocidos por mantener peces en estanques, antes de prepararlos para comer. En China, se cree que la reproducción selectiva de la carpa, que derivó en los hoy populares koi y carpa dorada comenzó hace más de 2000 años. Se han encontrado descripciones del pez sagrado Oxyrhynchus en el arte egipcio antiguo. Muchas otras culturas también tienen una historia de cría de peces tanto para propósitos funcionales como decorativos. Los chinos disfrutaban de los peces de colores en recipientes cerámicos grandes durante la dinastía Song.

Recipientes de cristal


El concepto de un acuario, diseñado para la observación de peces en un tanque cerrado y transparente, para ser guardado en el interior, surgió más recientemente. Sin embargo, es difícil de concretar con precisión la fecha exacta de este desarrollo. En el siglo XVIII, el biólogo Abraham Trembley conservó una hidra que encontró en los canales del jardín 'Sorgvliet' en los Países Bajos, en grandes naves cilíndricas de vidrio para su estudio. Por tanto, se considera que el concepto de mantener vida acuática en contenedores de vidrio data de entonces.

Finalidad

Siendo los peces animales muy unidos a su medio ambiente, todo acuario deberá intentar proporcionar a sus habitantes un biotopo adaptado a sus necesidades (naturaleza del agua, temperatura, espacio disponible, etc.).
Según el objetivo deseado, el acuario puede ser decorativo, científico, de cría, etc.

Fabricación

Los acuarios poseen por lo menos una cara transparente, de vidrio o plástico (polimetilmetacrilato, etc.).
Aunque existen acuarios cuya estructura es de poliéster, de hormigón u otros materiales, los acuarios más corrientes son de vidrio. En las últimas décadas están teniendo mucho auge materiales plásticos como el plexiglás. Estos materiales son más ligeros y resistentes, pero amarillean con el tiempo, por lo que no son muy recomendables. Hasta la década de los 70, la mayoría de los acuarios de vidrio se ensamblaban con esquinas metálicas, pero ahora simplemente los cristales se pegan con silicona. Esta silicona ha de ser de tipo acética, sin aditivos del tipo antimoho u otros, y preferiblemente de color negro para que no se note la decoloración, ennegrecimiento o crecimiento de algas, que con el tiempo terminan siempre apareciendo.


Tipos

De manera general, y según la concentración en sales minerales del agua, los acuarios se dividen en:
Pero, más detalladamente, la acuariofilia distingue varios tipos de acuario según su finalidad:
  • Acuario comunitario - donde viven peces y plantas de diversas especies, independientemente de su lugar del origen. Obviamente se agrupan teniendo en cuenta que las características ambientales que precisan son las mismas.
  • Acuario de especie individual o específico - son acuarios destinados a la cría de una determinada especie de pez. Este acuario requiere un entorno muy específico, adecuado al pez. Se diferencia del acuario de cría en que no tiene fines de selección de raza o comerciales.
  • Acuario de biotopo - donde están reunidos peces y plantas que pertenecen a un mismo hábitat, con el fin de recrear un determinado ambiente.
  • Acuario de reproducción – sus condiciones ambientales tratan de facilitar la reproducción de una o varias especies de peces.
  • Acuario de cría - destinado a la cría de una sola especie de pez por motivos de selección de raza o con fines comerciales.
  • Acuario holandés - es un tipo especial de acuario, que tiene su origen en los años 70. Prevé un gran cultivo de plantas acuáticas, que cubren casi todo el tanque; a menudo no tiene presencia de peces, ya que las plantas son el principal atractivo. Hoy, esta denominación se encuentra en desuso. Este tipo de acuarios suelen denominarse simplemente “acuarios plantados”, respecto de los cuales ha tomado gran fuerza en los últimos años el “paisajismo acuático”, actividad que consiste en crear paisajes sumergidos, a través de diseños logrados con la distribución, al interior del acuario, de diversas especies vegetales.
Por último, atendiendo a la temperatura del agua, podemos distinguir tres tipos de acuarios:
  • La pecera, descrita anteriormente; es relativamente difícil de mantener, pues está desprovista de climatización y normalmente también de filtración; la temperatura varía según las estaciones. Se suelen poblar de carpas doradas, aunque estas necesitan 40 L por pez, y mucho oxígeno. Estas peceras tienen la superficie de intercambio de gases muy pequeña, por lo que los peces pueden morir. Últimamente hay peceras esféricas dotadas de filtro y calentador, pero no son adecuadas para peces, ya que al tener los cristales curvos, deforman lo que ven los peces, dañando su visión; además se ha demostrado que los peces se orientan principalmente por las vibraciones del agua, y estas peceras devuelven las vibraciones distorsionadas al pez, estresándolo.
  • El acuario de agua fría; en él la temperatura oscila entre 18 y 22 °C aproximadamente. Durante los meses de invierno, una resistencia eléctrica impide que la temperatura baje por debajo de los 15 °C. Se utiliza sobre todo para albergar peces exóticos resistentes.
  • El acuario tropical; es indiferente la concentración salina del agua, puede ser tanto dulce como salada o salobre. El agua es calentada por un sistema de termorregulación. La temperatura fluctúa entre 23 y 28 °C aproximadamente, gracias al uso de resistencias eléctricas, y es regulada por un termostato.

Ubicación e instalación

En primer lugar se ha de definir el lugar donde se ubicará el mueble que sustentará el acuario; no es recomendable ubicarlos en lugares muy asoleados o con gran iluminación, pues las algas proliferarán y por ende algunas pestes algáricas. La ubicación ideal es un lugar de luz indirecta. Además no deben ser ubicados en pasillos, lugares transitados o de mucho ruido ambiente, ya que esto traerá el tener peces estresados todo el tiempo. El lugar ideal ha de ser un lugar de solaz dentro del hogar, que permanezca tranquilo la mayor parte del tiempo. Un acuario bien ubicado no solo proporcionará una vida apacible a los peces, sino que proporcionará un elemento decorativo de realce y belleza en el hogar.
El mueble que sustenta el acuario es de importancia vital; ha de ser firme y capaz de sustentar el doble del peso final que tendrá todo el sistema. Un acuario de 100 L más accesorios, arena, etc., puede llegar a pesar holgadamente unos 140 kg. Este factor debe tenerse muy en cuenta cuando el mueble-acuario se mueve para realizar aseo en sus inmediaciones. Idealmente se debe mover lentamente y cuando se realizan los cambios de agua.
Obviamente hay que tener en cuenta que en las proximidades se debe tener enchufes eléctricos para hacer funcionar los sistemas, y el suministro de agua potable idealmente que pase por un sistema de calefón para temperarla.


Accesorios

Si bien es posible conservar peces vivos un cierto tiempo en un poco de agua sin ninguna ayuda tecnológica, las condiciones de vida serán muy malas, por ello todo acuario se debe equipar correctamente.

 Filtración

Es vital que el agua del acuario circule, se le quiten las impurezas y esté biológicamente depurada. Para hacer esto, se utiliza una bomba de agua, que abastezca correctamente a las masas de filtración, asegurando la filtración mecánica, así como la desintoxicación biológica, por la acción de bacterias o de materiales absorbentes.
La mezcla del agua implica también una función oxigenante y permite recrear ciertos medios de vida agitados.

Iluminación

Con el fin de ver bien los peces, de darles un biorritmo diario y de asegurar la fotosíntesis de las plantas, un acuario se debe iluminar correctamente.
El método aparentemente más simple es el de utilizar la luz del sol, pero esto tiene numerosos inconvenientes: hace crecer las algas filamentosas por la falta de control de la intensidad luminosa, los peces tienen colores más apagados, etc.
La calidad de la luz es importante, ya que contribuye entre otros factores al crecimiento sano de los peces. Se recomienda luz de tubo fluorescente de tipo luz de día o equivalente; no usar luz blanca o luz de bajo espectro. Jamás usar luz UV o infrarroja. Lo importante para iluminar correctamente un acuario es calcular la ratio vatios por litro, siendo adecuado para los acuarios de agua dulce de 0,4 vatios por litro de agua y de 0,6 para los de agua salada. Por ejemplo, para un acuario de 60 L con plantas, necesitaremos una lámpara de 24 W.
Por estas razones se debe iluminar el acuario por medio de lámparas, habitualmente reguladas por un temporizador, ajustado para iluminar durante unas 10 a 12 horas por día. El mejor método es utilizar lámparas fluorescentes hortícolas u otras lámparas especiales adaptadas a las necesidades de las plantas tanto en calidad como en cantidad.

 Climatización

Para mantener una temperatura tropical, lo cual conviene a los peces exóticos, se tienen que utilizar sistemas de climatización, compuestos de una resistencia calentadora y de un termostato. Un acuario de agua dulce funciona entre 21-27 °C, dependiendo de las especies. Jamás tomar un pez con la mano, estos virtualmente se “quemarán” con el calor de la palma de la mano.
En el caso de peces de agua fría, el procedimiento es inverso: es preciso utilizar un sistema de refrigeración.

 Suministro de aire

Es un aspecto importante el considerar un sistema que proporcione una corriente continua de aire al agua del acuario. En el mercado existen varios sistemas, como el de la bomba de diafragma o el recirculador tipo Venturi, que son ideales para mantener oxigenada el agua, oxidando los nitritos producidos y convirtiéndolos en nitratos, que son menos nocivos.

DEFINICION DE ACUARIO

Un acuario es un recipiente capaz de contener agua, con al menos una de sus caras de algún material transparente, generalmente de vidrio o metacrilato, y dotado de los componentes mecánicos que hacen posible la recreación de ambientes subacuáticos de agua dulce, marina o salobre y albergar vida correspondiente a esos ambientes, como peces, invertebrados, plantas, etc. El diseño más básico de acuario es de planta rectangular, realizado a partir de vidrios sellados con silicona neutra.

El concepto acuario ha superado y sustituido al concepto de pecera. Una pecera típica era una bola de cristal, abierta por arriba a través de un agujero circular, con un fondo plano, en el que se mantiene agua y peces de colores. Las condiciones ambientales no están controladas, y para mantener con vida los animales el agua debe ser sustituida cada cierto tiempo por agua limpia y sin cloro, al no poseer ningún sistema técnico de depuración. En estas condiciones generalmente sólo sobreviven especies robustas, como carpas doradas. El término pecera tiene connotaciones negativas por representar una especie de tortura para los inquilinos que les haya tocado en suerte malvivir en ella.

El acuario se diferencia de la pecera en que las condiciones ambientales son estables y controladas, y están adecuadas para la vida de los organismos que van a vivir en él. Los acuarios más sofisticados pueden albergar un auténtico arrecife marino, dotados de sistemas de iluminación especiales, bombas, generadores de olas, filtros físicos, biológicos y químicos, control de temperatura, dosificadores de elementos traza, reactores, medidores de parámetros, etc.